MES DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS, DÍA 6

DÍA 6

V/           En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo.

R/           Amén.

V/           El Señor esté con vosotros.

R/           Y con tu espíritu.

 

Invocaciones al Sagrado Corazón de Jesús

 

V/           Inmutabilidad del Corazón de Jesús.

R/           ¡Fija mi corazón!

V/           Justicia del Corazón de Jesús.

R/           ¡No abandones mi corazón!

V/           Latidos del Corazón de Jesús.

R/           ¡Haz que resuenen en mi corazón!

V/           Sagrado Corazón de Jesús.

R/           En ti confío.

R/           “Quiero correr a ti, la Fuente, y beber a largos tragos del mar

divino que derramas sobre aquellos que tienen sed.”*16

 

Oración para todos los días

 

¡Oh Dios!, que en el Corazón de tu Hijo, herido por nuestros pecados has depositado infinitos tesoros de caridad; te pedimos que, al rendirle el homenaje de nuestro amor, le ofrezcamos una cumplida reparación. Por Jesucristo nuestro Señor.

 

R/ Amén.

 

Lectura bíblica: Jn 17, 19

«Por ellos me santifico a mí mismo, para que ellos también sean santificados en la verdad»

 

Meditación: El corazón amorosísimo de Jesús como alimento de nuestra alma

 

La Iglesia contempla sin cesar el amor de Dios, manifestado de forma sublime y particular en el Calvario, durante la pasión de Cristo, sacrificio   que   se   hace   sacramentalmente   presente en   cada eucaristía. «Del Corazón amorosísimo de Jesús proceden todos los sacramentos, y especialmente el mayor de todos, el sacramento del amor, por el cual Jesús ha querido ser el compañero de nuestra vida, el alimento de nuestra alma, sacrificio de un valor infinito». […] «El amor de Cristo nos impulsa» a hacer que sea conocido y amado el Salvador, que derramó su sangre por los hombres.

Por tanto, exhorto encarecidamente a los fieles a adorar a Cristo, presente en el Santísimo Sacramento del Altar, permitiéndole que cure nuestra conciencia, nos purifique, nos ilumine y nos unifique. En el encuentro con él los cristianos hallarán la fuerza para su vida espiritual y para su misión en el mundo. […] Serán cada día más hijos en el Hijo. Así, a través de ellos, el amor se derramará en el corazón de los hombres, para edificar el cuerpo de Cristo que es la Iglesia y construir una sociedad de justicia, paz y fraternidad. Serán intercesores de la humanidad entera, pues toda alma que se eleva hacia Dios, a la vez eleva al mundo y contribuye de modo misterioso a la salvación ofrecida gratuitamente por nuestro Padre celestial. *17

Acto de confianza

 

R/           ¡Oh Corazón de Jesús! Pongo toda mi confianza en Ti. De mi debilidad todo lo temo, pero todo lo espero de tu bondad. A tu Corazón  confío  que  proveas  a nuestra  diócesis  y a toda  la  iglesia universal de muchos y santos sacerdotes (u otra petición que se desee). Míralo todo y después haz lo que tu Corazón te diga, deja obrar a tu Corazón. ¡Jesús mío, yo cuento contigo, yo me fío de ti, yo descanso en ti, yo estoy seguro en ti!

 

V/           Corazón de Jesús, tabernáculo del Altísimo.

R/           Ten misericordia de nosotros.

V/           Jesús, manso y humilde de Corazón.

R/           Haz nuestro corazón semejante al tuyo.

 

 

*16 San Gregorio de Nisa
*17  JUAN  PABLO  II,    Mensaje  al  Arzobispo  de  Lyon:  Corazón  del  Verbo encarnado, signo del amor por excelencia, (4-VI-1999)