Historia

Los Padres de la Iglesia tomaron la rica Tradición Apostólica sobre el Corazón de Cristo. Comprendían que Cristo tiene un corazón humano, actúa con corazón humano y nos hace capaces de compartir su amor humano y divino. San Agustín (+430), padre de la Iglesia, aparece frecuentemente en la iconografía con el corazón ardiendo de amor por Dios.

Los Padres meditaron sobre la Ultima Cena, evangelio de San Juan, cuando San Juan se reclinó sobre el pecho de Jesús del que recibió sabiduría divina. San Agustín escribe que Juan bebió de los “secretos sublimes de las profundidades mas íntimas del Corazón de Nuestro Señor”. Otro Padre, San Paulinus de Nola (+431), escribe que fue así como San Juan recibió sabiduría para escribir la Palabra de Dios.

Los Padres también hacen referencia a las Sagrada Llaga del costado de Jesús, a la Sangre y Agua que brotaron de su corazón, de donde recibimos los sacramentos. San Ambrosio + 397 escribe: “El Agua nos limpia, la Sangre nos redime.” San Juan Crisóstomo (+407) escribe en la misma línea.

Edad Media

En el siglo XII se destaca Guillermo de S. Thierry (+1148) quien enseñaba la importancia de “entrar de lleno en el Corazón de Jesús, en el Santo de los Santos”. Su amigo San Bernardo de Claraval (+1153) enseña que el traspaso del costado del Señor revela Su bondad y la caridad de su Corazón por nosotros. San Victor (+1173) decía que no se puede encontrar dulzura ni ternura que compare a la del Corazón de Jesús.

Santa Clara +1253 saludaba al Sagrado Corazón en el Santísimo Sacramento muchas veces al día.
San Buenaventura +1274, franciscano, doctor de la Iglesia, escribió del Corazón de Jesús como “Fuente Viva”. Jesús nos promete, como a la Samaritana, agua viva. Por eso gritó “Si alguno tiene sed, venga a mí, y beba” (Juan 7,37). Todo cristiano debe convertirse en el pregonero Dios y gritar también como Jesús. Que todos se acerquen a beber la sangre y agua del Corazón de Jesús.

¡Que bueno, que dulce es habitar en Tu Corazón, Oh Jesús! ¿Quien hay que no desearía esta perla? Prefiero darlo todo, todos mis pensamientos, y todos los afectos de mi alma por El, echando mi mente entera en el Corazón de mi buen Jesús. -S. Buenaventura

El himno más antiguo al Sagrado Corazón que se conserva es “Summi Regis Cor Aveto”. Se cree que es obra de Herman Joseph (+1241), norbertino de Colonia, Alemania.

Los cartujos fueron los primeros monjes devotos al Sagrado Corazón. Ludolf de Sajona (+ 1378), escribió: “El Corazón de Jesús fue herido de amor por nosotros, para que, respondiendo a su amor, podamos entrar por esa herida abierta a Su Corazón y allí ser inflamados con Su amor, tal como el hierro puesto al fuego se hace incandescente.” El cartujo Lansperguis +1539 es el primera persona conocida por recomendar a la gente el tener la imagen del Sagrado Corazón en un lugar visible para venerarla e inspirar al alma.

Muchos santos

Jesús siempre ha estado presente, revelando su amor. Numerosas místicas en diversas épocas tuvieron experiencias del Corazón de Jesús, fuente de amor y modelo para nuestro corazón:

Sta. Angela de Foligno

Lutgarda +1246 con quien intercambió corazones

Matilde +1298

Sta.Gertrudis la Grande +1302 Vidente de Corazón de Jesús. Enseña cuanto Jesús se deleita del corazón de los hombres. El corazón de Jesús renovará la humanidad.

Johannes Tauler OP +1361 Invita a refugiarse en Corazón de Jesús.

Beato Enrique Suso OP +1366, vio un ángel tomando su corazón y uniéndolo con el de Jesús.

Santa Catalina de Siena +1380 Preguntó al Señor: “Dulce Cordero sin mancha, tu estabas muerto cuando Tu costado fue abierto. ¿Para que, entonces, permitiste que Tu Corazón fuese de tal forma herido y abierto a la fuerza? Nuestro Señor le respondió. “Por varias razones, de las que te diré la principal. Mis deseos hacia la raza humana eran infinitos y el tiempo actual de sufrimiento y tortura estaban al terminar. Ya que mi amor es infinito, yo no podía por este sufrimiento manifestarte cuanto te amo. Es por ero Yo quise revelarte el secreto de mi corazón, permitiéndote verlo abierto, para que puedas entender que te amé mucho mas de lo que te podía probar por un sufrimiento que ha terminado”

Santa Juliana de Norwich +1416 -inglesa. Tuvo una visión. Jesús le invitó a contemplar dentro de Su Corazón, donde caben todos los que se salvarán.

Margarita de Cortona

Santa Teresa de Avila +1582, dijo que debíamos hacer la Llaga Sagrada nuestro lugar de refugio.

Sta. Verónica Giuliani +1727 experiencia con los Dos Corazones

Sierva Josefa Menéndez

Sta.Gema Galgani +1903

Después de las divisiones de la Iglesia en el siglo XVI, el jesuita (San Pedro Canisio SJ, +1597) y otros fueron impulsados por el amor al Corazón de Jesús a la renovación de la Iglesia. (San Francisco de Sales +1622, obispo y doctor de la Iglesia atribuía la fundación de la Visitantinas a la “obra de los Corazones de Jesús y María”) y (Santa Juana de Chantal +1641 dijo: “Que el Señor nos de la gracia para vivir y morir en el Sagrado Corazón”). Ambos amantes del Corazón de Jesús cofundaron las orden de la Visitación. Una de sus novicias recibiría las apariciones del Sagrado Corazón que impulsará la devoción por el mundo entero.

Pero fue en el siglo XVII cuando la devoción al Corazón de Jesús se llega a propagar de manera sin precedentes. El gran santo y fundador, (Juan Eudes +1680), une la devoción al Corazón de Jesús a la del corazón de María Santísima, dos amores, dos corazones inseparables. Fue el primero que organizó y celebro las fiesta a del Corazón de Jesús y el Corazón de María. Por la misma época 1673, (Santa Margarita María de Alocoque +1690), novicia de la visitación, comienza a recibir las apariciones de Jesús quien le muestra Su Corazón y le comunica mensajes que transformaron su vida. Jesús le ordena a propagar estos mensajes lo cual se ocurre con la ayuda de (San Claudio de la Colombiere SJ +1682), quien providencialmente llega a ser su director espiritual.

Desde el pequeño convento en Paray Le Monial, Jesús dispuso que el amor de su corazón se propagase hasta los confines de la tierra. A través de San Claudio, los jesuitas (Jesuitas y el Corazón de Jesús) fueron llamados por Dios para colaborar con las visitantinas en la propagación de la devoción al Corazón de Jesús y la formación de apóstoles. Se divulgaron por todas partes libros e imágenes y las asociaciones del Sagrado Corazón llegaron a ser muchos miles. También muchas congregaciones religiosas desde ese tiempo adoptaron la devoción.

El Corazón de Jesús nos vincula con la Eucaristía, la Iglesia y la Virgen María

Eucaristía La devoción al Sagrado Corazón está vinculada con el amor a la Eucaristía. La Eucaristía ES la Presencia Real de Jesús, es su Corazón vivo que se nos da. San Pedro Canisio, uno de los primeros jesuitas devotos al Corazón de Jesús y doctor de la Iglesia, se sintió impulsado a buscar a Cristo en el Santísimo Sacramento y a agradecerle a Cristo presente por la gracia que había recibido de Su Sagrado Corazón.

La Iglesia es el Cuerpo Místico de Cristo. La devoción al Corazón nos mueve a desear ser Iglesia con todo el corazón y a propagarla por el mundo entero. Es así que el devoto al Corazón de Jesús busca propagar Su Reino.

Virgen María. Nadie como ella ama el Corazón de Su Hijo. Como nos expone S. Juan Eudes, los dos Corazones inseparables. Nosotros somos llamados a unirnos a ellos en un solo pensar y sentir.

La devoción al Sagrado Corazón, por ser fundamentada en el amor, se expande para abarcar a todos. También han habido hermanos separados que profesan devoción al Corazón de Jesús. Juan Wesley, fundador de los Metodistas, en 1819 re-imprimió un libro sobre el Sagrado Corazón. Wesley también profesaba amor a la Virgen María.

El Apostolado de la Oración (APOR), fue fundado en Vals, cerca de Le Puy, en Francia, el 3 diciembre 1844, por el P. Francisco Javier Gautrelet, SJ para los estudiantes jesuitas. El P. Ramiere +1883 llamó al apostolado Liga Santa de corazones unidos al Corazón de Jesús. En 1861 nació, en Francia, la primera publicación en grande para promover la devoción al Corazón de Jesús: El Mensajero. Pronto publicaciones similares surgieron por todo el mundo. Juan Pablo ll, ha dicho que el APOR «se ha distinguido por su empeño en difundir la devoción y la espiritualidad del Corazón del Redentor».

En 1917, Fátima, el ángel y la Virgen enseñaron a los niños a rezar y responder a los designios de los designios de los Corazones de Jesús y María. El ángel les dijo:

Orad así. “Los Corazones de Jesús y María están atentos a la voz de vuestras suplicas”

Los niños lograron propagar la devoción a los dos corazones ya comenzada por S. Juan Eudes en el siglo XVII. A partir de Fátima, la devoción a los corazones de Jesús y María se prendió como fuego.

El siglo XX, en medio de tantos combates espirituales, fue privilegiado con las apariciones de Jesús a la novicia polaca Santa Faustina +1938. Le reveló Su Corazón radiando rayos rojos y blancos. Le dictó también un diario donde El se da a conocer como La Divina Misericordia. Expresó que el desea derramar la misericordia de Su Corazón sobre toda la humanidad. La oposición fue fuerte. Pero con el asenso del cardenal polaco de su diócesis a la sede de Pedro las cosas cambiaron. Juan Pablo II canonizó a Santa Faustina. Fue la primera canonización del año jubilar 2000. La devoción a la divina misericordia ha tenido una difusión verdaderamente milagrosa. Soy testigo de que la imagen de Jesús de la misericordia se encuentra con frecuencia en los lugares mas remotos. Después de la muerte de Santa Faustina se han cumplido muchas de las promesas.

Oposición

Nunca faltó la oposición a la devoción al corazón de Jesús y a sus adeptos. En el siglo XVII, mientras Dios actuaba por medio de sus santos (ver arriba), el enemigo fomentaba odio, desprecio y burla contra la devoción al Corazón de Jesús. Los jansenistas fueron grandes enemigos de la devoción. También fue un gran golpe la supresión, en 1773, de la Compañía de Jesús. Desde España a Austria, todo lo relacionado al Sagrado Corazón: asociaciones, imágenes, libros, etc, fue perseguido. Los amantes de Sagrado Corazón eran perseguidos aun dentro de la Iglesia. En los seminarios se llegó a decir: “la fiesta del Sagrado Corazón ha echado una grave mancha sobre la religión.”.

Siendo así las cosas, Francia fue castigada con la Revolución. Mas tarde sufrió el castigo toda Europa. Los que no quisieron aceptar de Francia el don de Dios recibieron de ella el flagelo de las guerras napoleónicas. Tal como ocurría ya al pueblo de Israel, los castigos fueron de purificación y después de ellos la devoción se propagó.

Numerosas revoluciones comunistas también se han ensañado diabólicamente contra el Corazón de Jesús. En Cuba, por ejemplo, muchas estatuas del Corazón de Jesús fueron destruidas y las imágenes fueron remplazadas por las del guerrillero ateo Che Guevara, con los ojos elevados en pose mística. Es por eso la importancia de la visita del Papa a Cuba en la que se desplegó una enorme imagen del Sagrado Corazón.

La oposición y las consecuentes persecuciones continuarán en el futuro. Pero contamos con la promesa alentadora de Jesús a Sta. Margarita: “Mi Corazón reinará a pesar de mis enemigos”.

Proclamas de los Papas

-1856, Pío IX extendió la fiesta del Sagrado Corazón a toda la Iglesia.

-1899 León XIII consagró el Género Humano al Sagrado Corazón de Jesús –Annum Sacrum

-1956, Pio XII Sobre el culto al Sagrado Corazón –Haurietis Aquas,

-1928 Pio XI . Encíclica sobre la reparación que todos debemos al Sagrado Corazón –Miserentissimus Redemtpor.

-1999, Juan Pablo II -En el Centenario de la consagración

Muchos países también han sido consagrados al Corazón de Jesús. Ecuador fue uno de los primeros. España, inspirada por la promesa hecha por Jesús al P. Bernardo de Hoyos, SJ, se consagró el 30 de mayo de 1919 en el Cerro de los Ángeles.