Objeto material y espiritual de la devoción al Sagrado Corazón de Jesús(IV)

¿Por qué el corazón de carne y el amor son propuestos simultáneamente como  objeto de devoción al Sagrado Corazón?

 

¿Este Corazón tiene alguna parte, y que parte tiene en la producción del amor, que forma el objeto espiritual y principal de esta devoción? Necesario es decir algunas palabras sobre esta importante cuestión, sin entrar, no obstante, en las discusiones a que se presta.

Los teólogos y los filósofos presentan diversas opiniones en cuanto a la parte que el corazón material tiene en los actos de amor. Todos admiten que estos actos se hacen sentir, sobre todo en el corazón, teniendo así como su repercusión. En este sentido llama Pío IX al Corazón de Jesús en el breve de la beatificación de la Beata Margarita María: Sedem divinos charitatistatis,” trono de la divina caridad”, como es llamado el cielo en los libros Santos: Sedes Dei, “el trono Donde mora Dios”, porque aquí es donde más excelentemente manifiesta su gloria.

“Se ha elegido el Sagrado Corazón de Jesús como objeto sensible de la devoción de que hablamos, dice el P. Croiset, porque, como nos asegura Santo Tomás, es el trono de aquel amor inmenso en que siempre se ha abrasado nuestro Señor por los hombres. ”

El corazón, ¿cómo es trono del amor? ¿Por qué es su órgano? ¿Porque  solamente es su símbolo?

Muy viva son las discusiones filosóficas relativas a la parte que tiene el corazón en la producción de los actos de amor. Para autorizar la Iglesia el culto tributado simultáneamente al Corazón de carne y al amor de Jesús, y para mostrar la legitimidad de la unión del Corazón y del amor como objeto de un mismo culto, se contenta con presentar el Corazón como símbolo del amor.

“La sustancia de la devoción al Sagrado Corazón de Jesús, dice Pío VI, consiste en venerar, bajo la imagen simbólica del Corazón, el inmenso amor del Divino Redentor.”

corazonreparacion

 

Del libro “Reinado del Sagrado Corazón”