El Corazón de Jesús y el misterio de la Cruz

La conmemoración de María como Nuestra Señora de los Dolores está vinculada con la fiesta de ayer del Triunfo de la Santa Cruz. El misterio de la Cruz en el Gólgota y el misterio de la Cruz en el corazón de la Madre del Crucificado no se puede leer de otra manera: solo en la perspectiva de la Sabiduría eterna se aclara este misterio para nuestra fe. De hecho, se convierte en el rayo de una luz especial en la historia humana, en medio del destino de la gente en la tierra. Esta luz es, antes que nada, en el Corazón de Cristo levantado en la Cruz. Esta luz, reflejada por el poder de un amor especial, brilla en el Hogar de la Madre Dolorosa al pie de la Cruz.

Para la sabiduría también significa amor. En el amor está  el fruto más sazonado de la Sabiduría y, al mismo tiempo, su fuente más plena.

En Cristo crucificado, el hombre se ha hecho partícipe de la Sabiduría eterna, acercándose a ella por el Corazón de la Madre que estaba debajo de la Cruz: “Cerca de la Cruz de Jesús estaban su madre y las hermanas de su madre, María la esposa de Cleofás, y María de Magdalena “(Io. 19, 25).

Hoy, tal vez más que en la fiesta de ayer del Triunfo de la Santa Cruz, la liturgia enfatiza el aspecto “humano”. Esto no es nada inusual porque en él se refleja el Corazón humano de María, y junto a la Madre está el Corazón humano del Hijo,  que es Dios y Hombre.

Y con Él, con el Hijo, su Madre aprendió la obediencia: ella, que previamente había dicho “Fiat”: “He aquí la esclava del Señor…hágase en mi según tu palabra” (Luc. 1, 38).

 

Este grito del Corazón del Hijo y del Corazón de su Madre, un grito que desde el punto de vista humano rechazaría la Cruz, se expresa aún más en el Salmo de la liturgia de hoy. Este Salmo es un grito de salvación, de ayuda, para librarse de la trampa del mal:

“A ti señor me acojo

No quedo yo nunca defraudado

Tu que eres justo, ponme a salvo…”(Sal. 30.32)

Estas palabras del Salmo reflejan toda la verdad “humana” de los Corazones del Hijo y de la Madre, también expresan un acto de absoluta confianza en  Dios, de entrega a Dios. Esta entrega es aún más fuerte que el grito de liberación.

 

“En tus manos encomiendo mi espíritu.

Tú, el Dios leal, me libraras…

Pero yo confío  en ti, Señor,

Te digo: ‘Tú eres mi Dios'” (Sal. 30, 6.15).

 

Esta seguridad – “Tú eres mi Dios. En tus manos encomiendo mi espíritu” – prevalece absolutamente en el Corazón del Hijo “encumbrado” en la Cruz, y en el Corazón de la Madre humanamente vaciado por la crucifixión del Hijo.

San Juan Pablo II, homilía aeropuerto de Toronto, 15 de Septiembre  de 1985