El Corazón de Jesús y las cualidades del amor

El amor con que Jesús nos ha amado, es humilde y tiene carácter de servicio. “El Hijo del hombre no ha venido a ser servido, sino a servir y a dar su vida como rescate por muchos” (Mc 10, 45). La víspera de la pasión, antes de instituir la Eucaristía, Jesús lava los pies a los Apóstoles y les dice: “Os he dado ejemplo, para que también vosotros hagáis como yo lo he hecho con vosotros” (Jn 13, 15). Y en otra circunstancia, los advierte: “El que quiera llegar a ser grande entre vosotros, será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros, será el esclavo de todos” (Mc 10, 43-44).

A la luz de este modelo de humilde disponibilidad que llega hasta el “servicio” definitivo de la cruz, Jesús puede dirigir a los discípulos la siguiente invitación: “Tomad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí que soy manso y humilde de corazón” (Mt 11, 29). El amor enseñado por Cristo se expresa en el servicio recíproco, que lleva a sacrificarse los unos por los otros y cuya verificación definitiva es el ofrecimiento de la propia vida “por los hermanos” (1 Jn 3, 16). Esto es lo que subraya San Pablo cuando escribe que “Cristo amó a la Iglesia y se entregó a sí mismo por ella” (Ef 5, 25).

Otra cualidad exaltada en el himno paulino a la caridad es que el verdadero amor “no busca su interés” (1 Cor 13, 5). Y nosotros sabemos que Jesús nos ha dejado el modelo más perfecto de esta forma de amor desinteresado. San Pablo lo dice claramente en otro texto: “Que cada uno de nosotros trate de agradar a su prójimo para el bien, buscando su edificación. Pues tampoco Cristo buscó su propio agrado…” (Rom 15, 2-3).

 

San Juan  Pablo II.
AUDIENCIA GENERAL, Miércoles 31 de agosto de 1988