El Corazón de Jesús y la historia de la salvación

Quisiera rendir homenaje al Dios vivo, que, actuando en los pueblos, escribe la historia de la salvación en el corazón del hombre …

La historia de la salvación comienza en Dios. Es precisamente lo que Cristo ha revelado y ha declarado plenamente al decir: “Id …, Enseña a todas las naciones y bautizadas las en el nombre del Padre, y del hijo, y del Espíritu Santo “.

“Bautizado” quiere decir “sumergir”, y el “nombre” significa la realidad misma que expresa. Bautizar en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, significa sumergir al hombre en esta misma realidad que nosotros expresamos con el nombre del Padre, Hijo y Espíritu Santo, la realidad que es Dios en su divinidad: la Realidad absolutamente insondable, que no puede comprenderse ni reconocerse más que por sí misma. Y al mismo tiempo, el bautismo sumerge al hombre en esta realidad que, como Padre, Hijo y Espíritu Santo, se ha abierto al hombre. Se ha abierto realmente. No hay nada más real que esta apertura, esta comunicación, esta donación del Dios inefable al hombre. Cuando oímos los nombres del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo, ellos nos hablan precisamente de esta entrega, de esta comunicación inaudita de Dios que, en si mismo, es impenetrable para el hombre… Esta comunicación, este don del Padre, ha alcanzado su culmen histórico y su plenitud con el hijo crucificado y resucitado, y permanece ahora en el Espíritu, que “aboga por nosotros con gemidos inenarrables” (Rom. 8,26).

Las palabras que Cristo dirigió a sus apóstoles al final de su misión histórica constituyen una síntesis absoluta de todo lo que había sido esta misión, etapa por etapa, desde la anunciación hasta la crucifixión… y , finalmente, hasta la resurrección .

En el corazón de esta misión, en el corazón de la misión de Cristo, se encuentra el hombre, cada hombre. A través del hombre, se encuentran las naciones, todas las naciones.

La liturgia de hoy tiene por centro a Dios, y, sin embargo, es una proclamación del hombre. Lo proclama, porque el hombre está en el mismo corazón del misterio de Cristo, El hombre está en el corazón del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Y esto, desde el principio. ¿acaso no fue creado a imagen y semejanza de Dios? Fuera de esto, el hombre no tiene sentido. El hombre no tiene sentido en el mundo si no es como imagen y semejanza de Dios.

Juan Pablo II, homilía pronunciada durante la misa celebrada en el aeropuerto de le Bourget (parís) , 1 de junio de 1980.