El Corazón de Jesús y el Apostolado de la Oración

El Apostolado de la Oración se fundan Escritura y en la enseñanza  Conciliar

El Congreso Mundial de los Secretarios Nacionales del Apostolado de la Oración me ofrece la gran ocasión de saludar a vosotros, que habéis venido a Roma de los cinco continentes, y, en particular, a la RP Peter-Hans Kolvenbach, Superior General de la Compañía de Jesús y Director General del Apostolado de la Oración, al cual dirijo  mi sincera gratitud por la iniciativa.

Os proponéis  en este Congreso, estudiar la forma en que avanza el Trabajo, que durante más de un siglo ha estado prestando grandes servicios a la pastoral de la Iglesia, como un instrumento particularmente adecuado y eficaz.

El Apostolado de la Oración, que conozco y aprecio desde hace muchos años, quiere exaltar el valor apostólico de la oración en la Iglesia; se basa en la exhortación de San Pablo, que recomendó orar por todos los hombres, cosa que es  “buena  y agradable a los ojos  de Dios nuestro Salvador” (1 Tim 2: 3); en eficacia de la oración hecha en nombre de Jesús  (Jn 16: 23-24), en común (Mt 18, 19-20), junto con María Santísima (Hechos 1: 14). Inculcando  la espiritualidad de “ofrecimiento “en unión con la oblación de Cristo en la Santa Misa, el Apostolado de la Oración sigue las huellas de las enseñanzas del Concilio, que ha presentado el Sacrificio Eucarístico como fuente, centro y culmen de toda la vida cristiana  (cf. . lumen Gentium, 11; ordinis, 5; Ad gentes, 9), y coloca en su justo Valor la “oración de los fieles”, que la Iglesia ha restablecido en la celebración Eucarística y en la Liturgia de las horas  (cf. Sacrosanctum Concilium, 53 ).

La espiritualidad del corazón de Jesús

El Apostolado de la Oración siempre se ha distinguido por su compromiso de difundir la devoción y la espiritualidad del Corazón del Redentor. En esto ha seguido las enseñanzas y exhortaciones de mis predecesores, tales como León XIII, en el “sacro annum” Encíclica (25 mayo 1899) establecía la consagración de todo el género humano al Sagrado Corazón; de Pío XI, quien en la Encíclica «Miserentissimus Redemptor» (8 de mayo de 1928) inculcó la consagración al Corazón de Jesús y el deber de reparación; Pío XII, que en la encíclica “Haurietis aquas” (15 de mayo, 1956) escribió: “El Corazón de Cristo es el corazón de una persona divina, es decir, del Verbo hecho Hombre, y, por tanto, representa y casi pone ante los ojos todo el amor que Él ha tenido y aún tiene por nosotros. Precisamente por esta razón, el culto del Corazón Sacratísimo de Jesús ha de tenerse en tal estima que se considere la forma más completa de profesar la fe cristiana… Por lo tanto, es fácil concluir que, en su esencia, el culto al Corazón Sacratísimo de Jesús es el culto al amor , con que Dios nos ha amado por medio de Jesús, y es juntamente la práctica de nuestro amor a Dios y a los demás”( AAS 48 [1956] 344s).

También deseo dejar constancia de mi gran predecesor Pablo VI, Epístola Apostólica “Investigabiles divitias” insistió en la importancia de la devoción al Corazón de Jesús: “A medida que el sagrado Concilio Ecuménico recomienda encarecidamente que los ejercicios de piedad del pueblo cristiano. . . sobre todo, cuando se llevan a cabo por la voluntad de la Sede Apostólica, esta forma de devoción parece ser, por encima de todo, inculcada. De hecho. . . Es un culto que es esencialmente adoración y reparación debida a Cristo, el Señor, y se basa principalmente en el Augusto misterio  de la Eucaristía, de la que – al igual que las otras acciones litúrgicas – derivar la santificación de los hombres y la glorificación de Dios en Cristo , hacia el cual convergen, hacer su fin  todas las actividades de la Iglesia “(AAS 57 [1965] 300 s).

Continuad, por lo tanto, haciéndoos  evangelizadores de aquel que es rico en misericordia, porque  “la Iglesia parece profesar de una manera particular la misericordia de Dios dirigiéndose  al Corazón de Cristo” (Juan Pablo II, Dives in misericordia, 13).

La obra del Apostolado de la Oración

Hoy deseo expresar mi sincero agradecimiento por los esfuerzos realizados por los jesuitas en todo el mundo con el fin de difundir y mantener vivo en los fieles el “Espíritu de la redención”, este fuego sagrado que debe inflamar los corazones de los cristianos.

Hay que atribuir al  Apostolado de la Oración gran parte de la vitalidad del espíritu de ofrenda, de la inmolación de la vida cristiana, el conocimiento asociado a la obra de la redención, así como la fuerza de la espiritualidad centrada en el Corazón de Jesús, la consagración de las familias , de ciudades, de naciones al Corazón de Cristo. Las diversas ediciones del “Mensajero del Corazón de Jesús”, órgano del Apostolado de la Oración, han sido y son herramientas grandes y valiosas para su difusión en todos los idiomas de la espiritualidad de “consagración” y “reparación”, esencial para vivir con autenticidad el misterio del Corazón de Cristo

Este Congreso de Secretarios Nacionales del Apostolado de la Oración tiene lugar en un momento significativo para la vida de la Iglesia, veinte años después del Concilio Ecuménico Vaticano II.

Desde el comienzo de mi servicio pontificio he invitado a los fieles a adherirse totalmente a Cristo, Redentor del hombre y del mundo (Juan Pablo II, Redemptor hominis); a saber vivir el mensaje del amor misericordioso de Dios hacia la humanidad pecadora (Juan Pablo II, Inmersiones en la misericordia); En este espíritu, deseé que se celebrará el Año Santo extraordinario de la Redención, que presenta al Cristo crucificado como la respuesta definitiva al misterio de nuestro dolor humano (Juan Pablo II, Salvifici doloris), para obtener los frutos de la redención y colaborar en la obra de la redención misma.

El futuro del Apostolado de la Oración

El Apostolado de la Oración puede aportar una cooperación valiosa y concreta a la difusión a todos los niveles de la gran y consoladora afirmación de que todos los cristianos pueden estar unidos íntimamente a Cristo Redentor, a través de la ofrenda de la propia vida al Corazón de Cristo. No dudo que la Compañía de Jesús continúe poniendo sus habilidades, sus talentos, su organización y su obediencia al servicio tan altísima finalidad de espiritual. Hoy confío de nuevo este encargo al celo apostólico del Prepósito General, recomendándole que busque, en la fidelidad al espíritu de la Asociación, la forma más eficaz de acuerdo con las necesidades del momento presente, para difundir esta conciencia entre todos los fieles a colaborar con Cristo Redentor, a través la ofrenda de su propia vida unida y vivida  con el corazón de Cristo como consagración total a su amor y en reparación por los pecados del mundo, a través del Inmaculado Corazón de María Santísima, el Corazón que “se encuentra  espiritualmente con el Corazón del Hijo abierto por la lanza del soldado “, ese Corazón que” fue abierto por amor hacia el hombre y el  mundo, con el que Cristo amó al hombre y al mundo, ofreciéndose a sí mismo  por ellos en la cruz, hasta aquel golpe de la lanza del soldado “(Insegnamenti di Giovanni Paolo II, V / 2 [1982], pp. 1573-1582).

Promover y vivificar ese  espíritu esencial debe constituir la razón de ser de toda la organización, estructura y actividad del Apostolado de la Oración en este momento; se debe prestar especial atención a los niños y jóvenes, que constituyen el “Movimiento Eucarístico Juvenil”, la versión actual de la clásica “Cruzada Eucarística”; así como a los enfermos, que, por su voluntad de unirse a la pasión de Cristo (Juan Pablo II, Salvifici doloris, 23-27) son los elementos principales y privilegiados de la Asociación.

Además, debéis  esforzarse por formar cristianos moldeados interiormente por la Eucaristía, que da la fuerza para comprometerse generosamente para abarcar todas las dimensiones de su vida en un espíritu de servicio hacia los hermanos, como el cuerpo de Cristo se ofreció y derramó su Sangre (ver Lc 22, 19-20).

En esta perspectiva, continuad, con el aumento y la renovación del compromiso, para recomendar y difundir la devoción del “Primer Viernes” reconciliados con Dios, con la Iglesia y con sus hermanos a través del Sacramento de la Penitencia, el fiel se une al Corazón de Jesús en el sacramento de la Eucaristía, y participa en su actitud de ofrenda y reparación.

Encargo a  la Compañía de Jesús

Vosotros os sentís vinculados de modo particular al Vicario de Cristo y por eso rezáis por él todos los días, como lo hizo por Pedro, la Iglesia Madre de Jerusalén (Hechos 12: 4); y deseáis profundizar y dar a conocer a los miembros los problemas concretos que conciernen a la Iglesia universal, especialmente aquellos concernientes a las misiones, para hacer que sean objeto de cuidadosa reflexión, que inspire una oración consciente y responsable al pueblo de Dios. La oración, que vosotros promovéis , no consiste solo en la recitación de una fórmula; sino que debe brotar del corazón del fiel   en la conciencia de su propia situación de criatura, pero también de hijo adoptivo de Dios, así como la conciencia de su participación en la función sacerdotal, profética y real de Cristo, a través de la unión con Él (cf. Lumen gentium, 30-38). Que los que se inscriban en vuestra asociación sean conscientes, al mismo tiempo, del valor santificador y apostólico de su trabajo diario, concebido como una colaboración en la obra de Dios, Creador y Redentor (Juan Pablo II, la LE, 25-27), y de sus sufrimientos, con los cuales están llamados a completar en su carne lo que falta en los sufrimientos de Cristo (Col 1, 24, Juan Pablo II, Salvifici doloris, 24).

Os exhorto, por lo tanto, a insistir, con un esfuerzo cada vez mayor, en la continua formación espiritual, doctrinal y catequética de sus miembros, como lo recomiendan sus estatutos (III, 1); una formación que se basa sólidamente en la Palabra de Dios, fiel a las enseñanzas de la Iglesia y en línea con las directrices (cf. Apostolicam actuositatem 22-32) del Consejo, mediante la comunicación con ellos no sólo el conocimiento, sino el sentido del amor siempre vivo de Cristo Redentor para todos los hombres y el significado de su vocación apostólica y solidaridad universal.

Para estos propósitos espirituales, no dudo que pondréis al servicio de las Iglesias locales y particulares todos los instrumentos de comunicación social de los que puedáis disponer, para transmitir a todos los hombres la experiencia de una oración auténtica, adaptada a las diferentes culturas y encarnada en su situaciones históricas; en particular, la oración en familia, que yo mismo he recomendado a menudo (véase Juan Pablo II, Familiaris Consortio, 59-62).

De esta manera, se cumplirá la esperanza de Pío XII, según la cual “el Apostolado de la Oración”. . . Se une de tal modo a las otras asociaciones piadosas que las impregna como un aire puro y saludable, con el que la vida sobrenatural y la actividad apostólica se renuevan y se fortalecen siempre”(Pío XII, Discurso iis aquí interfuerunt Conventui internationali Moderatorum Sodalitatis ab Apostolatu Orationis, 27 de septiembre de 1956: AAS 48 [1956] 676s.).

Con estos deseos, pongo esta píadosa Asociación Universal en sus manos, como un precioso tesoro del corazón del Papa y del Corazón de Cristo. Emplead todos vuestros talentos y todos vuestros esfuerzos para el cumplimiento de esta misión que yo os encomiendo hoy.

Que María Santísima, Madre de la Iglesia, os acompañe en estos días de Cenáculo y, más tarde, en vuestro ministerio para el mundo, mientras invoco su intercesión materna para los trabajos del Congreso, e imparto la bendición apostólica sobre vosotros, aquí presentes, sobre sus colaboradores y sobre todos los miembros del Apostolado de la Oración.

San Juan Pablo II, discurso a los Secretarios Nacionales del Apostolado de La Oración, 13 de Abril de 1985