Sagrado Corazón de Jesús

Principales cruces que el Sagrado Corazón reserva a las almas que le son más queridas(II)

El Sagrado Corazón sólo nos libra de las cruces, en el caso de que haya de servir eso para nuestra salvación y su gloria En otro lugar veremos cómo nuestro Señor rehusó conceder a Santa Margarita María la curación del  Padre de la Colombière, porque este Santo religioso daba más gloria al Sagrado Corazón con Leer másPrincipales cruces que el Sagrado Corazón reserva a las almas que le son más queridas(II)[…]

Sagrado Corazón de Jesús y santa margarita María de Alacoque

Principales cruces que el Sagrado Corazón reserva a las almas que le son más queridas(I)

Debiendo reinar el amor del Corazón de Jesús en “el sufrimiento”, destinará este divino Corazón a sus amigos fieles las cruces que más eficazmente deben contribuir a establecer en ellos su amor. Unas son exteriores y sensibles; otras, interiores. I Las cruces exteriores Santa Margarita presenta las cruces exteriores, tales como las enfermedades, la pobreza, Leer másPrincipales cruces que el Sagrado Corazón reserva a las almas que le son más queridas(I)[…]

Santa Teresa del Niño Jesús

Santa Teresa del Niño Jesús y el misterio del Corazón de Cristo

La visión que del Corazón de Jesús tiene Santa Teresa es algo fundamental en el mensaje de ella, y es también algo de impresionante actualidad. Nos limitamos a destacar dos aspectos que ella consideraba “diferentes” en su modo personal de comprender el Corazón del Salvador. Añadiremos una reflexión acerca del puesto que el Corazón de Leer másSanta Teresa del Niño Jesús y el misterio del Corazón de Cristo[…]

Papa Benedicto XVI

Benedicto XVI y el Corazón de Jesús (III)

Queridos hermanos y hermanas:   Este domingo, XII del tiempo ordinario, en cierto modo se encuentra “rodeado” por solemnidades litúrgicas significativas. El viernes pasado celebramos el Sagrado Corazón de Jesús, solemnidad en la que se unen felizmente la devoción popular y la profundidad teológica. Era tradición —y en algunos países lo sigue siendo— la consagración de Leer másBenedicto XVI y el Corazón de Jesús (III)[…]

Benedicto XVI

Benedicto XVI y el Corazón de Jesús (II)

Queridos hermanos y hermanas: El sacerdocio del Nuevo Testamento está íntimamente unido a la Eucaristía. Por esto, hoy, en la solemnidad del Corpus Christi y casi al final del Año sacerdotal, se nos invita a meditar en la relación entre la Eucaristía y el sacerdocio de Cristo. En esta dirección nos orientan también la primera Leer másBenedicto XVI y el Corazón de Jesús (II)[…]

Benedicto XVI papa

Benedicto XVI y el Corazón de Jesús (I)

    Queridos hermanos y hermanas: En la antífona del Magníficat dentro de poco cantaremos: “Nos acogió el Señor en su seno y en su corazón”, “Suscepit nos Dominus in sinum et cor suum“. En el Antiguo Testamento se habla veintiséis veces del corazón de Dios, considerado como el órgano de su voluntad: el hombre Leer másBenedicto XVI y el Corazón de Jesús (I)[…]

corazön sacerdotal

La vida sacerdotal según el Corazón de Cristo

A este respecto os ofrezco hoy tres breves reflexiones sobre cómo vivir la vida sacerdotal según la mente y el Corazón de Cristo. En primer lugar, Jesús ha llamado a los sacerdotes a una especial intimidad con Él. La verdadera naturaleza de nuestra labor lo requiere. Si hemos de predicar a Cristo y no a Leer másLa vida sacerdotal según el Corazón de Cristo[…]

El Corazón de Jesús y la Inmaculada

San Maximiliano kolbe penetró en este misterio (de la Inmaculada) de un modo particularmente profundo, particularmente sintético: no en abstracto, sino a través del contexto vivo de los designios salvíficos de Dios con relación al mundo. Estas son, de nuevo, sus palabras: “Busquemos cada vez más, cada día más, acercarnos a la Inmaculada: de este Leer másEl Corazón de Jesús y la Inmaculada[…]

Jesús en la custodia

El Corazón de Jesús en la Eucaristía o el Corazón Eucarístico

Jesucristo vivió durante treinta y tres años nuestra vida mortal. Después de la ascensión vive simultáneamente doble vida: la vida de la gloria del cielo, y la vida eucarística en la tierra. Aunque en cada una de estas tres vidas su amor a los hombres sea igualmente grande, Nuestro Señor no nos  pide los mismos Leer másEl Corazón de Jesús en la Eucaristía o el Corazón Eucarístico[…]